Ministerios Litúrgicos

Además de los ministerios ordenados (Sacerdotes, Diáconos, etc.), existen funciones en la liturgia (misa) que son ejercidas por laicos que ponen su tiempo y su talento al servicio de la asamblea litúrgica, tales como los acólitos (servidores del altar o monaguillos), los lectores, los ministros extraordinarios de la Eucaristía, los cantores, los miembros del coro, los músicos, los líderes de cantos y los ujieres (acomodadores). Otros aportan su tiempo y talento para la planificación y organización de la liturgia, mantenimiento del templo, de las vestiduras y vasos sagrados, y otros se encargan de las decoraciones que reflejan el espíritu de la fiesta o del tiempo litúrgico.

Aquellas personas comprometidas con alguna función litúrgica necesitan estar bien preparadas para realizar dichas funciones y saber cómo desempeñarlas con reverencia, dignidad y decoro. Para obtener la preparación adecuada se requiere una donación de tiempo por parte de la persona que está siendo preparada, así como de las personas de la parroquia responsables de entrenar a los ministros litúrgicos. Finalmente, otro elemento indispensable en la preparación parroquial de un ministerio litúrgico bien organizado es la tarea práctica de la asignación de personas específicas para cada Misa en particular y organización y distribución de funciones.

Cualidades para ser un buen “Ministro”:

  • Deben ser personas de fe. No basta sólo la capacidad, es necesaria una mínima vocación para servir en un ministerio determinado.
  • Deseosos de participar ellos mismos en la celebración y entrar así en la experiencia del encuentro con Jesucristo. Esto es fundamental porque puede ocurrir que estando atentos a sus servicios olviden lo fundamental.
  • Deben servir a la comunidad con humildad, con caridad fraterna. Piensan en los demás y no tanto en sí mismos.
  • Deben actuar de forma coordinada dentro de la comunidad. Coordinados desde el equipo de liturgia.
  • Deben estar dispuestos a potenciar su formación litúrgica y su capacitación para servir a la comunidad.
  • Todo Ministro Litúrgico tiene que ser un Católico practicante, en entera comunión con la Iglesia y miembro registrado 
  • Asistir a una preparación especial donde aprenderá qué es lo que se esperara que haga durante la celebración de la Misa. Por ejemplo, quienes desean servir como proclamadores o lectores deben aprender cómo encontrar en el Leccionario las lecturas asignadas; la manera apropiada de llevar el Evangeliario durante la procesión de entra y dónde colocarlo sobre el altar; cuándo deben acercase al ambón para la primera lectura, para la segunda lectura y para la oración de los fieles; cómo proyectas su voz para que sea escuchada y la entienda claramente la congregación; y qué posición deben tomar en la procesión final. Lo mismo es verdad para quienes quieran ejercer cualquier ministerio litúrgico. Necesitan aprender qué deben hacer y qué decir cuando lleven a cabo su función especial durante la celebración.

A continuación se describen con mayor detalle algunos de los ministerios litúrgicos:

Ministro Extraordinario de La Santísima Comunión:

El Ministerio Extraordinario de Comunión envuelve a los ministros quienes asisten en distribuir la Sagrada Comunión durante la Liturgia de los Domingos y Días Festivos de la Iglesia, Misas Especiales. Su ministerio complementa y extiende el ministerio de los sacerdotes. Pero su ministerio no es solamente el ser asistente oficial del clero sino que es una manera especial de ejercer la vocación sacerdotal que recibimos en el bautismo.
"Es como en un cuerpo: tenemos muchos miembros, no todos con la misma función; así aunque somos muchos, formamos con Cristo un solo cuerpo y estamos unidos unos a otros como parte de un mismo cuerpo" (Rom 12:4-5)

Objetivo:
Llevar la Santa Eucaristía a miembros de nuestra comunidad y parroquia que no pueden venir a Misa. Los participantes de este ministerio tienen que hacer un compromiso de su tiempo. Tienen que ser católicos practicantes, en entera comunión con la Iglesia. El entrenamiento se provee en una hora y lugar acordado.

Requisitos:

  • Ser miembro registrado en la parroquia
  • Haber recibido los sacramentos de Bautismo, Primera Comunión, y Confirmación, si está casado, el matrimonio debe ser reconocido por La Iglesia Católica.
  • Recibir  y asistir enseñanzas y entrenamientos
  • Completar los requisitos del Programa de Ambiente de Seguridad en la Parroquia y la Diócesis para cuando es asignado a llevar La Eucaristía a los enfermos
  • Como servidores y ministros deben ser verdaderos testimonios de nuestra fe y amor a Dios 

               
Servidores del Altar 

“El que quiera servirme, que me siga, y donde yo este, allí estará también mi servidor. Y al que me sirve, el Padre le dará un puesto de honor.” Juan 12:26

El ministerio Servidores del Altar invita a niños y niñas parroquianos a servir en la mesa del Señor. Estos voluntarios servidores asisten durante la Santa Misa y otros Servicios Litúrgicos. Entrenamiento es un requisito para antes de servir. Es parte de nuestro bautismo en el Cuerpo de Cristo que somos llamados a este ministerio.

Objetivo:
Proveer un mayor grado de respeto durante la liturgia para Cristo y la comunidad para que todos reconozcan a Cristo en su presencia Eucarística. Este ministerio es para personas de 10 años para arriba, quienes han recibido la Primera Comunión y están interesados en servir durante la Misa y otros eventos solemnes en la Iglesia.

Requisitos:

  • Debe estar bautizado y haber recibido la Primera Comunión
  • Debe de ser Católico practicante
  • Debe de ser parroquiano registrado
  • Debe de asistir a Santa Misa regularmente
  • Debe de tomar el entrenamiento antes de Servir

 
Los Jóvenes Adultos y Adultos son bienvenidos a servir en este ministerio.


Ministerio de Acomodadores

El Ministro de Acomodador es un representante de nuestra Imagen de Cristo en la Iglesia. El Acomodador es el primer representante que hace contacto con los feligreses, son embajadores de Cristo con la misión de llevar a los feligreses a Dios por medio de nuestra hospitalidad de Dios. “Somos una sola Iglesia, Somos un solo Cuerpo”.   La responsabilidad del Acomodador también es poner en orden  dar la bienvenida  a la Casa de Dios. Con una sonrisa con alegría y con hermandad.

Objetivo:
Darle la bienvenida a todos los feligreses y visitantes en una forma educada, con gracia y respeto, y buscarles asiento en la iglesia. Deberes adicionales incluyen la distribución del boletín y otro material y coordinación de la colecta de las ofrendas.
Los participantes en este ministerio tienen que ser católicos practicantes, en entera comunión con la Iglesia, miembros registrados de la Iglesia específica y dispuestos a comprometerse a servir en un número determinado de misas dominicales por mes (dependiend o de la Iglesia). Tiene que asistir a un entrenamiento para este ministerio.

Requisitos:

  • El/Ella debe de estar registrado  ser miembro activo
  • Ser formado completamente en la fe, Bautizado, recibido la Primera Comunión, Confirmación, y si es casado  debe ser el matrimonio reconocido por la Iglesia Católica.
  • Todos los ministros deben de tener y asistir a sesiones de entrenamiento y enseñanzas.

Algunas de las responsabilidades del Acomodador son:

  • Cubrir las estaciones dentro de las puertas del Altar
  • Dar la bienvenida al feligrés en su llegada, “Buenos Días, o Buenas Tardes”
  • Ayudar a las personas mayores o padres de familia con niños pequeños o con deshabilite
  • Hacer entrega del Boletín
  • Estar alerto a lugares disponibles para sentar a los feligreses

Otros Ministerios:

Ministerio Objetivo
Comité del Ambiente Adornar la casa del Señor! Este comité está a cargo del ambiente de la Iglesia, por dentro y por fuera, para los tiempos litúrgicos. Los deberes incluyen limpiar y encerar las bancas dos veces al año, colectar palmas de previos años para quemarlas el Miércoles de Ceniza y arreglar las palmas del Domingo de Ramos. Los tiempos litúrgicos, cuando se necesita ayuda los fines de semana, incluyen Adviento, Navidad, Cuaresma y Pascua. Hombres y mujeres, niños y niñas son bienvenidos a ser parte de este trabajo durante el año.
Lectores Con alegría proclamar la Palabra de Dios durante la Misa como representación del pueblo de Dios y brindándoles la Palabra de Dios a a sus vidas durante la liturgia. 
Los lectores tienen que ser Católicos practicantes, en plena comunión con la Iglesia y tener la habilidad de leer y proclamar las escrituras con compromiso de dos a tres veces al mes, se proveerá un entrenamiento.
Ministros de la Comunión a los Hospitalizados Dar ánimo y consuelo, orar y llevar la Eucaristía a los pacientes católicos en el Hospital Memorial todos los días.
Se les pide a los Ministros Eucarísticos comprometerse uno o dos días por mes.

Ministros musicales

Los ministerios musicales son los que utilizan la música para adorar y predicar. Incluyen coros de timbre vocal y campanas, grupos de alabanza e interpretación de piano y órgano para los servicios semanales. Estos ministerios también organizan programas especiales para iglesias, tales como concursos de Navidad. La mayoría de estas oportunidades de ministerio son voluntariados y sólo requieren de amor por la música para participar.

Ministerios de alcance (Obra Misionera)

Los ministerios de alcance son aquellos que ministran a la comunidad de la iglesia y el mundo. El tipo mejor conocido de ministerios de alcance son los misioneros que viajan por el mundo para predicar. Estos ministerios también incluyen comedores, entregas de alimentos y “Habitat for Humanity”. Estos ministerios son buenos para personas que quieren hacer una diferencia en sus comunidades y en el mundo y para las personas que son extrovertidas y amigables.
   

Imprimir Correo electrónico