Opus Dei

"Tienes obligación de santificarte. Tú también. ¿Quién piensa que ésta es labor exclusiva de sacerdotes y religiosos? A todos, sin excepción, dijo el Señor: 'Sed perfectos, como mi Padre Celestial es perfecto'"

“La actividad principal del Opus Dei consiste en dar a sus miembros, y a las personas que lo deseen, los medios espirituales necesarios para vivir como buenos cristianos en medio del mundo”

(Josemaría Escrivá, fundador)

Que Es El Opus Dei

La Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei (nombre completo del Opus Dei) fue fundada en Madrid el 2 de octubre de 1928 por Josemaría Escrivá de Balaguer, sacerdote español canonizado en 2002 por Juan Pablo II. La misión del Opus Dei ("Obra de Dios" en latin) es ayudar a los fieles cristianos a vivir coherentemente con la fe en medio del mundo y contribuir así a la evangelización de todos los ambientes de la sociedad, especialmente a través del trabajo ordinario. En la actualidad, forman parte de la prelatura cerca de 84000 personas de los cinco continentes.

Como recordó el Concilio Vaticano II, todos los cristianos deben procurar ser santos y dar testimonio de Cristo. El espíritu del Opus Dei constituye un modo concreto, para fieles corrientes -sacerdotes y laicos-, de llevar a la práctica este ideal. Se puede resumir en los siguientes rasgos:

Filiación divina. El cristiano es hijo de Dios en virtud del bautismo, por lo tanto debe conducirse de acuerdo con esa realidad (confianza en la providencia divina, la serenidad y el optimismo).

Valor santificador de la vida ordinaria. El cristiano corriente puede buscar la santidad a través de las circunstancias de su vida, y de las actividades de las que se ocupa.

Santificación del trabajo. El trabajo ocupa un lugar central entre las realidades que se han de santificar. Cualquier trabajo que hacen los cristianos debe ser hecho con espíritu de excelencia, como un servicio efectivo para las necesidades de la sociedad. Así será un ofrecimiento debido para Dios.

Según el Cardenal José Saraiva Martins, la "gran originalidad" del mensaje del Opus Dei está en proclamar sistemáticamenteque:

(1) todos los hombres y mujeres están creados para trabajar (Gen 2:15);

(2) todos están llamados a la santidad; y

(3) todas las realidades creadas han sido santificadas por Dios-hombre: las películas, computadores, excursiones, deportes son y deben ser "medios de santificación"

Amor a la libertad lo que implica respetar la libertad y las opiniones ajenas.

Caridad y apostolado. Los cristianos deben dar la máxima importancia a la virtud de la caridad: comprensión, compasión, cortesía, ayuda a los necesitados y corrección fraterna. El Opus Dei se encarga de la orientación espiritual y doctrinal, pero la responsabilidad plena de la gestión de las obras corresponde a sus promotores. Entre las obras corporativas hay instituciones educativas y asistenciales, como colegios, universidades, centros para la promoción de la mujer, dispensarios médicos en zonas subdesarrolladas, escuelas para campesinos, institutos de formación profesional, residencias de estudiantes, centros culturales, etc.

La evangelización que cada fiel de la Prelatura realiza en su entorno es el apostolado más importante del Opus Dei. Se trata de una labor de testimonio y de ayuda en el trabajo y en las circunstancias habituales en que se desenvuelve la existencia de cada uno. De esta manera, la labor que llevan a cabo los miembros del Opus Dei no se limita a un campo específico, como la educación, la atención a enfermos o la ayuda a discapacitados sino que se propone recordar que todos los cristianos, sea cual sea la actividad secular a la que se dediquen, han de cooperar a solucionar cristianamente los problemas de la sociedad y deben dar testimonio constante de su fe, allí donde están.

Vida de oración y de sacrificio. De la caridad (amor de Dios) brota la oración constante, apoyada en normas de piedad por las que el cristiano se relaciona con Jesús sacramentado y con la Virgen María. La mortificación consiste en hacer pequeños o grandes sacrificios (como retrasar un vaso de agua por 5 minutos, sonreír cuando se está cansado, ducha fría) dándoles una dimensión contemplativa hacia Jesucristo en la cruz. Los cristianos que se mortifican procuran hacerlo por desagravio al Señor (repararle por los pecados propios y ajenos), para pedir más intensamente por algún motivo (conversión de un amigo), crecer en la virtud de la fortaleza, en un amor a Dios más sobrenatural, etc.

Unidad de vida. La potencia divina se une con la actividad humana ordinaria. Así, el trabajo de un verdadero cristiano se transforma en trabajo de Dios.

Miembros

El Opus Dei está constituido por un prelado, un presbiterio o clero propio y laicos, mujeres y hombres. La Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz es una asociación sacerdotal intrínsecamente unida al Opus Dei a la que pueden pertenecer los sacerdotes diocesanos. Ambas instituciones (la prelatura y la Sociedad Sacerdotal) admiten Cooperadores(de cualquier tipo la primera, sólo sacerdotes diocesanos la segunda), que sin pertenecer a ellas les prestan ayuda de forma estable, con sus limosnas, sus oraciones o su trabajo. Los Cooperadoresse benefician de la oración de los fieles de la prelatura en favor de ellos y también pueden participar, si lo desean, en los medios de formación que les ofrece.

Incorporación y salida

La incorporación formal a la Prelatura se realiza mediante una convención bilateral que estipula los compromisos mutuamente asumidos por el interesado y la Prelatura. Nadie puede incorporarse jurídicamente al Opus Dei si no es mayor de edad (18 años o más). Además, entre la incorporación temporal y la definitiva han de pasar al menos cinco años.

La prelatura se compromete a proporcionar al interesado una asidua formación en la fe católica y en el espíritu del Opus Dei, así como la necesaria atención pastoral por medio de los sacerdotes de la prelatura.

Los fieles de la prelatura se comprometen a procurar santificarse y hacer apostolado según el espíritu del Opus Dei. Esto implica, principalmente, cultivar la vida espiritual mediante la oración, el sacrificio y la recepción de los sacramentos; usar los medios que la prelatura proporciona para adquirir una formación intensa y permanente en la doctrina de la Iglesia y el espíritu del Opus Dei; participar en la tarea evangelizadora de la prelatura, en la medida de las posibilidades de cada uno. La formación incluye clases semanales sobre temas doctrinales y ascéticos (círculos), un retiro mensual para la oración personal y reflexión sobre temas de vida cristiana, y un curso de retiro espiritual que usualmente dura de tres a cinco días.

Legalmente, por su propia voluntad y en cualquier momento, cualquiera puede abandonar el "Opus Dei" sin que exista obligación legal alguna de permanencia, pues el compromiso contractual es de índole únicamente moral.

Para mayor información, visitor: http://opusdei.org.ni/es-ni/

Imprimir Correo electrónico