Confederación Internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl

La Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP) es una organización caritativa católica laica dirigida por voluntarios, creada en París en 1833 por un grupo de laicos católicos entre los que se encontraba quien después sería beatificado por Juan Pablo II; el beato Federico Ozanam.

Su objetivo es ayudar a los pobres para aliviar su sufrimiento y fomentar su dignidad e integridad humana. La Sociedad realiza sus proyectos con el esfuerzo de más de 700.000 voluntarios en 142 países que atienden cada año a cerca de 17.000.000 personas en cualquier parte del mundo y ante cualquier tipo de necesidad.

El carisma de la SSVP se expresa y se autentifica entre los pobres y los marginados y en la aportación a la promoción del hermano que sufre, a la luz del mensaje evangélico y de la doble herencia de san Vicente de Paúl y de Federico Ozanam. La Asociación participa en la acción caritativa de la Iglesia, privilegiando en el servicio a los más necesitados la relación personal; alimenta el sentido de responsabilidad de los laicos, animando a la colaboración entre todas los componentes de la comunidad eclesial; inspirándose en las enseñanzas del Concilio Vaticano II y en las encíclicas sociales, actúa en la realidad de los distintos países con acciones en favor de los pobres que respeten sus tradiciones y culturas; en un mundo en el que la pobreza significa no sólo “no tener” sino sobre todo “no ser”, se prepara para hacer de los pobres protagonistas de la propia realización humana y espiritual; contribuye a la nueva evangelización, dando testimonio de Cristo a través de una caridad viva dirigida a los últimos, a quien no tiene voz, a quien no es querido.

La SSVP, trabaja para sostener proyectos de formación, de educación y de desarrollo, lleva adelante estructuras sanitarias, de acogida y de servicio social; centros para la infancia; centros para jóvenes; escuelas; centros de formación profesional; hospicios; centros para madres solteras o mujeres en dificultad y para la rehabilitación de encarcelados; institutos para discapacitados físicos y mentales; ayudas para las víctimas de la violencia, de catástrofes (tales como tsunamis y terremotos) y de guerra; servicios de asistencia y apoyo para enfermos terminales, alcohólicos y drogadictos; programas para familias en dificultad.

Para mayor información: http://es.ssvpglobal.org/

 

ImprimirCorreo electrónico